Lo primero que preguntan quienes descubren la pesca con mosca es qué equipo necesitan. En esta “guía rápida” intento una breve descripción del equipo básico que todo nuevo aspirante a pescador con mosca debe tener como mínimo.

1 – La Caña.

Esta, por supuesto es el más básico y característico instrumento para la pesca con mosca. Sin caña no hay pescador. Las cañas vienen en varios “pesos”, desde la número 2, para los peces más pequeñitos hasta la número 14, para la pesca de pez espada. Para el pescador de peces como las truchas, el equipo recomendado es una caña numero 5. Mientras más liviana la caña, más divertida la pelea. Podría ser una 6, si en los lugares de pesca el viento es fuerte, ya que el mayor peso de la línea ayuda al lanzamiento. La longitud estándar es de 9 pies dividida en cuatro partes. Usualmente las cañas traerán escrito cerca del mango la inscripción de número y longitud, que para una caña 5 sería así: 9’ #5 4pc.

2 – El reel o carrete.

Este es el complemento de la caña y, tal como esta, viene con los mismos pesos que las cañas. Debe tenerse cuidado en que caña y carrete sean del mismo número para asegurar un buen balance en la combinación. El carrete tiene dos propósitos. Primeramente, sirve para acomodar la línea. En segundo lugar, el freno sirve de ayuda en la pelea para traer el pez a la orilla. Es importante que el freno sea sensible y se deslice con suavidad, ya que si se atraca, un tirón del pez probablemente resultará en la rotura del líder y pérdida de la presa.

3 – El “Backing” y la Línea.

El backing es una línea usualmente de dacrón, que sirve de asiento para la línea y que, en los casos en que el pez consigue sacar toda la línea del carrete, añade su longitud para la pelea. Lo usual es un backing de 20 libras, reservándose el de 35 o más lbs para los peces de gran tamaño.

La línea es pieza clave y en la que no se puede sacrificar calidad. Vienen numeradas tal como caña y carrete y siempre debe procurarse que caña, carrete y líneas sean del mismo peso o número. Decimos que es clave porque de ella depende que los lanzamientos sean correctos y precisos. En la pesca con mosca, al no tener señuelos o plomo como en la pesca convencional, es la línea la que proporciona el peso que dobla la caña para que esta la catapulte hacia adelante.

4 – El Líder.

Es una línea de nylon, usualmente de 9 pies de largo, de forma cónica. Esto es que es más gruesa donde se une a la línea que en la punta. Esto es importante para que la energía que viene de la línea se transmite a lo largo del líder y “voltee” la mosca en ese rizo con que delicadamente debe llegar la mosca al agua. Vienen en tamaños del 0X al 8X, siendo la 0X la más gruesa y resistente. Los tamaños más usados para la pesca de peces del tamaño de las truchas son el 3X y 4X.

La trucha es un pez que habita en aguas transparentes y caza por vista. Esto hace muy importante que el líder sea lo más delgado y transparente posible para evitar que vea atada la mosca.

5 – El Tippet.

El “Tippet” es realmente la punta del líder. No es un añadido es parte del líder, ocupado los 60 a 80 cms de la punta. Siendo que esta es la parte que más se desgasta por rupturas, roce con las piedras y cortes por cambio de mosca, se hace necesario reemplazarla, atando un largo adecuado de reemplazo. Vienen en pequeños rollos dispensadores, en los mismos tamaños que los líderes.

6 – Las Moscas.

Esto es la que le da el nombre al arte de la pesca con mosca. Tres categorías básicas son las moscas secas, las ninfas y los streamers:

  • Moscas Secas: Estas son imitaciones de insectos, que se pescan lanzándolas delante de la posible ubicación de los peces y dejándolas derivar hasta llegar a ellos. Hay muchísimas variedades pero las tres que no pueden faltar en una caja de moscas son las que se muestran en la foto. De izquierda a derecha “Elk Hair Caddis”, “Parachute Adams” y “Stimulator”. Vienen en diferentes tamaños, pero los más usados son # 12, 14 y 16 para las dos primeras y 10, 12 y 14 para la Stimulator. Son más chicas cuanto mayor el número. Para todo tipo de mosca, el tamaño más usual es el del medio, debiéndose asegurar una cantidad doble o triple que los otros tamaños.

  • Ninfas: Son imitaciones de moscas en estado larvario, cuando aún viven bajo el agua. En realidad, son lo que más consumen los peces. A diferencia de las moscas secas, se hunden por su propio peso y se dejan derivar sumergidas, cerca del fondo, pero nunca tocándolo. Las más comunes son, de izquierda a derecha. “Hare’s Ear”, “Pheasant Tail” y “Prince”. Los tamaños recomendados son 12, 14, 16 y 18, siendo los más usados el 14 y 16.

  • Streamers: Los streamers son imitaciones de pececillos y crustáceos. A diferencia de las moscas secas y ninfas, los streamers no se dejan derivan, sino que se pescan activamente, como los señuelos convencionales. La imagen es del streamer para muchos más efectivo que existe, el “Wooly Bugger”. Los tamaños usuales son el 8 y el 10.

El espírtu de la pesca con mosca van con el respeto a la naturaleza. El buen pescador deportivo, más aun el “mosquero” tiene como práctica tratar al pez con el mayor cuidado y devolverlo de inmediato al agua para que siga creciendo, se reproduzca y nos brinde por mucho tiempo el placer de compartir las aguas con ellos. Al manipularlo, evite tocarle las agallas y, si se anima, aplaste la contrabarba de los anzuelos para facilitar el retiro y minizar el daño.

¡Buena pesca! de parte de Rodolfo León, embajador de Aguas Arriba en Lima, Perú.

Compartir